Solo soy...otoño

Solo soy...otoño
Búsquenme...donde se esconde el sol
Donde exista una canción

Búsquenme...donde se detiene el viento
Donde haya paz o no exista el tiempo
Donde el sol seca las lágrimas
De las nubes en la mañana...

jueves, 15 de diciembre de 2011

Un manto sin...sentido

Me miro al espejo y me río fuerte, áspera y cruel
Me río de mi misma
Preguntándome si alguna vez fue...
Afirmándome que ya nada tiene remedio
Aceptando que esta ilusión fue tan rara y sin sentido
Corriendo en una sola dirección
Agarrando todo lo que he podido...que fue mucho
Tener...por momentos...todos los sueños
Sentir que la vida es como las alas de una mariposa...tan frágil
Que las sensaciones fueron reales e intensas...pero fueron prestadas
He comprendido...con ese retrato frente a mis ojos...que nada fue mío
Llorándole a las miserias y riéndole al futuro...falsamente...me limito
Termino disfrutando de lo irreal...dejándome arrastrar...dejándome arrastrar
Los sentimientos siempre me acompañarán...regalándome sus besos
Sabiendo...sin dudar...que todo fue una piedad...negra piedad
Yo...puedo seguir amándote...amándote de verdad sin un final
Y al otro le digo...
"Te quiero despierto y coherente...para que nunca olvides  la herida que me dejaste"
Tan fuera del amor
Tan lejos del amor
Sin amor
Sin amor
Sin amor






1 comentario:

Wílliam Venegas dijo...

Navidad es la hora de una Nueva y Buena Noticia. La Navidad es para recordarnos no solo el nacimiento de alguien muy importante en la Historia, sino también el concepto de su mensaje. Cuando la humanidad insiste en guerras, cuando no soluciona las inequidades de muy distinto tipo, es hora de pensar otra vez en la solidaridad como cualidad del amor: es hora de juntar la paz personal con la paz social. Esta Navidad debe ser cuestionamiento antes que certidumbre. Espero poder reorganizar mi tiempo para recuperar mis visitas a los blogs amigos.

wílliam venegas
La huella del ojo